miércoles, 22 de agosto de 2012

Sufragio adolescente

En los últimos días se ha expuesto al debate la iniciativa de permitir el sufragio a los jóvenes de 16 años de edad, tanto a nivel provincial como nacional. En primera instancia es válido señalar que esta decisión inyectaría un gran número de votantes nuevos a los comicios, lo cual ampliaría en gran medida la estructura electoral de nuestro país. Por otro lado, también se ha planteado fuertemente el debate de “hacer política en las escuelas”. Sabemos que los adolescentes entre los 16 y 18 años se desempeñan en los últimos años del sistema educativo. Claro está que si estos (menores de edad ante la ley civil y penal) dan inicio a su vida cívica, serán el gran “blanco” proselitista de las próximas campañas. Los partidos políticos y postulantes empeñaran grandes esfuerzos por captar este núcleo electoral hasta ahora apático. Es indudable que los adolescentes deben gozar de una mayor inclusión cívica y educativa en torno a la política y al proceso eleccionario en general, promoviendo el desarrollo de estas aéreas como materias educativas. El peligro que se genera esta dado en transformar las escuelas a reductos de campaña partidaria en tiempos electivos. La línea ética y moral entre la enseñanza de política teórica y el proselitismo electoral es muy exigua. Como sociedad debemos impulsar el conocimiento y enseñanza en debida forma del entramado político y cívico de nuestro país, más no vapulear a los jóvenes con cuestiones partidocráticas, muy válidas por cierto en otros ámbitos, pero no así en el nivel educativo secundario, en donde se debe generar capacidad de análisis y masa crítica con objetividad en los educados. En buena hora si la decisión es afianzar los conocimientos cívicos de jóvenes en el colegio secundario, promoviendo trabajos teóricos y prácticos, de carácter inclusivo y colaborativo entre los diversos actores del sistema electoral. Esperemos que la implementación del voto adolescente no sea una excusa para inmiscuir los asuntos partidarios en el ámbito educativo, distrayendo de esa manera a los alumnos de su obligación primordial.

3 comentarios:

Héctor Enrique Leiva dijo...

Totalmente de acuerdo!!!, sinceramente aveces me pregunto si este tipo de propuestas surgen por la convicción que tiene el legislador de que contribuirán a mejorar nuestra sociedad o si simplemente apunta a conveniencias políticas. Según mi entender, se debería buscar la forma de ayudar a mejorar al padrón activo, puesto que aunque parezca mentira, en pleno año 2012 hay gente que no sabe como funciona el sistema electoral; y a los jóvenes prepararlos para que cuando les llegue la hora de desempeñar ese derecho-deber tan importante y gratificante como es el VOTO lo hagan de manera racional y responsable, eligiendo realmente según sus convicciones.

Gabriela dijo...

"sufragio adolescente"

La verdad es un tema que no puede pasar inadvertido...
Me parece que antes de bombardearlos con campañas proselitistas, más productivo sería preocuparse por mejorar el sistema educativo, mejorar la educación cívica, capacitarlos para ser ciudadanos que tomen decisiones independientes, que tengan libertad de pensamiento, no influencias que solo los transformarían en repetidoras de pensamientos ajenos...
Además siendo tan triste ver que la deserción es
colar va en aumento (aunque nadie quiera hablar de eso) creo que la principal preocupación de los dirigentes debería ser que los adolescentes culminen sus estudios secundarios, que salgan orientados a ser personas preparadas, productivas, no interrumpirlos en ese proceso para ser el blanco fácil de campañas políticas, meros instrumentos descartables...
Es mi humilde opinión...

Gabriela dijo...

La verdad es un tema que no puede pasar inadvertido...
Me parece que antes de bombardearlos con campañas proselitistas, más productivo sería preocuparse por mejorar el sistema educativo, mejorar la educación cívica, capacitarlos para ser ciudadanos que tomen decisiones independientes, que tengan libertad de pensamiento, no influencias que solo los transformarían en repetidoras de pensamientos ajenos...
Además siendo tan triste ver que la deserción escolar va en aumento (aunque nadie quiera hablar de eso) creo que la principal preocupación de los dirigentes debería ser que los adolescentes culminen sus estudios secundarios, que salgan orientados a ser personas preparadas, productivas, no interrumpirlos en ese proceso para ser el blanco fácil de campañas políticas, meros instrumentos descartables... Es mi humilde opinión...